jueves, septiembre 08, 2005

Turismo sexual

No, no me refiero a los desesperados y pederastas que se van a Brasil o a Tailandia a contagiarse de sida en un burdel, sino a todos los miles de españoles que al mínimo puente se lanzan a la carretera con destino a cualquier hotelito, casa rural o albergue de algún rincón medianamente alejado de sus ciudades con la novia, una amiga con derecho a roce o la compañera de trabajo que ha accedido in extremis buscando darse un gusto.

Y aunque muchos no lo consigan, ya sabemos que lo que cuenta es la intención.

Yo estaré en el parador de León. Nos vemos el lunes. ¡Feliz atasco y buena caza!

Comentarios: Publicar un comentario

Enlaces:

Crear un enlace



<< Inicio