viernes, octubre 14, 2005

In Lush we trust

Jabón. Fabrico y vendo jabón. La civilización se mide por su consumo.

~ Tyler Durden, El club de la lucha


Uno de mis pocos vicios (al menos de los reconocidos) son los jabones Lush. Así que, como se me estaban acabando, esta tarde tuve que pasar por la tienda que tienen en la calle Fuencarral, en pleno barrio de Chueca.

Mis favoritos son (en este orden):
  1. Cariño he lavado a los niños, hidratante, a base de miel pero con un intenso olor a caramelo.
  2. El especiado, de naranja, canela (¡cuidado con los palos, que pinchan!) y clavo.
  3. Karma, con pachulí, naranja, lavanda, pino, hierba limón y elemí.
  4. Hierba de mar, con lima, sales marinas y algas japonesas (con un tacto más que curioso, todo sea dicho).
  5. Hierba fresca, con su inconfundible olor a césped recién cortado, hecho con extractos de ortiga, lavanda y espliego.
  6. Miranda, que lleva kiwis y esencias de naranja, enebro, bergamota (mmmm... té Earl Grey) y mirra.
  7. Rock star, que huele muy pero que muy bien, aunque nadie sabe exactamente a qué.
Probadlos: valen todos y cada uno de los euros que cuestan.



A la salida de la tienda me asaltó lo que a primera vista parecía una mujer con unos enormes y estrábicos pechos, aunque empecé a dudar cuando me preguntó con una voz de camionero sudoroso por dónde caía la calle Hortaleza. Sin poder dejar de mirar su enorme nuez, señalé una dirección al azar y huí despavorido, escondiendo mi chillona bolsa de papel llena de preciados e irregulares trozos de jabón bajo la chaqueta.

Dios los cría.

Comentarios:
¡Uy!, se me ha caído el jabón... ;)
 
Pues cuidado con quién te lo coge... :-P
 
Publicar un comentario

Enlaces:

Crear un enlace



<< Inicio