jueves, octubre 20, 2005

Una frase célebre, varias estúpidas y la incitación a la ludopatía

Leyendo uno de los «encuentros digitales» de El Mundo sobre la gripe aviar me ha llamado la atención una frase célebre que citaba el epidemiólogo Antoni Trilla, atribuyéndola al famoso productor cinematográfico Samuel Goldwyn:
Las predicciones son siempre difíciles, especialmente las que afectan al futuro.
Y, aunque es verdad que a Goldwyn se le atribuyen cientos de frases ingeniosas (e incluso alguna parecida: «Nunca hago predicciones, especialmente sobre el futuro»), ésta en concreto no es una de ellas.

Buscando en Google resulta que dicha frase (al menos en inglés) tiene varias supuestas paternidades:
Y aunque cualquiera apostaría por uno de los chistosos deportistas (¿o es posible jugar al críquet sin tener sentido del humor?), al parecer el autor original de la máxima fue el físico danés. Clichés, para qué os quiero.



Pasando a las estupideces, Esperanza Aguirre (ex-ministra de cultura y marquesa consorte de Murillo) ha concedido una entrevista a 20 minutos donde dice:


Supongo que todos hemos leído ya la noticia de que el gordo de Navidad aumenta en un 50%, por lo que los acertantes cobrarán 3 en lugar de 2 millones de €. Y (gracias papá Estado) eso sin subir el precio del décimo.

Ahora bien, ¿cuántos artículos explican que esto no es el milagro de los panes y los peces sino la lógica consecuencia de meter en el bombo 85.000 en lugar de 66.000 números diferentes, lo que hace que (al no aumentar el número de premios) baje la proporción de billetes premiados y suban por tanto los beneficios? Así que para mantener la política de destinar el 70% de la recaudación a premios, estos han de aumentar, en cuantía o número.

Traduciendo: que los ganadores cobrarán más, pero será más difícil acertar.

Comentarios: Publicar un comentario

Enlaces:

Crear un enlace



<< Inicio